todos los derechos reservados

todos los derechos reservados
©Copyright-1703141143689

lunes, 10 de julio de 2017

" Y... Porque no (2)"


   #yporqueno

                                                           "Y...Porque no"

                                                                       2


 Después de una hora y media, que a ellos les pareció minutos, se marcharon cada uno por su lado para seguir en sus cosas. No sin antes darse un beso de despedida y prometer que se verían ese jueves en el mismo lugar y a la misma hora. Blanca se marchó al supermercado a comprar parte de la cena que tenía en su casa el sábado, como eran las bebidas y aperitivo. Pero no se quitaba de la mente la imagen de él y lo atractivo que le resultaba. 
 
   Pablo se fue sin perder tiempo a su trabajo, de momento estaba en la recepción de un hotel. Pero esperaba encontrar un puesto de lo que él había estudiado, ciencias empresariales. Para eso estuvo cinco años sacándose la carrera. Llegó con el tiempo justo de cambiarse. Menos mal que a la chica que tenía que sustituir no se quejó a dirección, se notaba que ella desde el primer día se había fijado en él y eso le salvo esta vez, pues el relevo se hacía diez minutos antes de la hora de entrada. 


   Esa noche Blanca se relajó en el sofá, con el libro que le regalo su amiga Sandra. El libro era del género erótico. Le encantaba revolucionar la mente de su amiga y ese libro era bastante bueno para ello. Solo había leído diez páginas y de momento parecía suave. Lleva ya un rato leyendo, sin darse cuenta se percató que la mano que tenía libre ya la había introducido en sus braguitas y se estaba acariciando. Le gustaba ese placer que se estaba proporcionando ella sola a través de la lectura. Siguió en las dos cosas, hasta que el libro se le cayó al suelo. Se quitó las bragas y abrió más sus piernas, cogió del cajón el consolador y mientras se introducía el miembro mágico sus dedos parecían volar desde su sexo hasta sus pechos, donde pellizcaba los pezones como la protagonista del libro aumentando más su placer. Su mente volaba al escenario que acaba de leer. Sus gemidos eran cada vez más intensos y los movimientos de penetración más bruscos. En el momento del orgasmo apareció en su mente el chico de esta mañana aumentando el placer, llegando al clímax como hacía tiempo que no sentía. Sus piernas le temblaban, su sexo aun le palpitaba pero no podía dejar de acariciarse. Pensar en él le hacía desear más…


   Pablo esa noche le tocaba turno hasta la una de la madrugada. Nada más salir se fue directo a su casa. Al llegar y cerrar la puerta, se fue quitando la ropa y dejándola por el suelo mientras iba hacía el baño. Se metió en la ducha y abrió el agua caliente, le gustaba que casi le quemara la piel eso le relajaba, cerró sus ojos pero algo sucedió cuando pasaba la esponja cerca de su sexo. Notó como su miembro aumentaba excitándose mucho por momentos, Blanca estaba en su cabeza. Le gustaba mucho incluso más de lo normal. La deseaba… Deseaba tenerla entre sus brazos y hacerla suya. Comenzó a tocarse apretando más su sexo al cogerlo imaginando que eran las manos de ella. Con la yema de su dedo acarició el glande como si fuese una lengua, apretando de nuevo otra vez… Creyendo que era esa boca la que estaba absorbiéndolo. Sus movimientos eran cada vez más rápidos sintiendo un placer que le desbordaba. Las piernas le fallaron y se apoyó en la pared mientras el agua aun caía sobre su piel. Siguió así hasta reventar de placer, nombrándola una y otra vez…

Continuará....

©Geraldine Lumière

No hay comentarios:

Publicar un comentario