todos los derechos reservados

todos los derechos reservados
©Copyright-1703141143689

miércoles, 19 de julio de 2017

"Y...PORQUE NO (4)"

#ypoqueno


                                                         "Y... PORQUE NO"

                                                                       4

   Le subió más la falda y con dos dedos de una mano ladeo el tanga, acaricio y abrió los labios vaginales. Pellizco con precisión el clítoris sacándole un gemido que lo absorbió con su boca. Su otra mano agarraba con fuerza un pecho que ella había puesto a su disposición abriendo su blusa y sacándolo del sujetador. Con la yema de los dedos estiraba el pezón aumentado más la excitación de Blanca y la suya propia, su pene luchaba por salir al aire. No hizo falta esperar mucho, a Blanca le ahogaban las ganas de sentirlo. Sin dudarlo bajo sus manos hasta la cintura de él y como pudo desabrocho el cinturón y el botón del pantalón. Metió su mano y pudo comprobar que estaba muy excitado, no esperó más, se la saco y acaricio. Provocando que Pablo quisiese seguir más…
Sacó sus dedos y se los dio a lamer a Blanca, quería que ella probase su propio sabor… Y así lo hizo, le lamio los dos metiéndolos hasta el fondo. Cuando los tuvo bien limpios la cogió por las caderas y la puso más hacia fuera de la repisa del lavabo de forma que todo su sexo quedaba expuesto para él. Sin darle tregua se la introdujo de golpe. Blanca paso sus brazos por el cuello de él para poder sujetarse y no caerse por las embestidas. Las manos de Pablo agarraban con ganas las piernas y  marcaba el ritmo de penetración. A los minutos paró en seco y la dejo dentro, acerco su boca a la de ella la comenzó a besar mordisqueándole los labios y al mismo tiempo comenzó a mover su miembro dentro de ella con movimientos circulares y suaves. Sabía que la estaba sacando loca por como curvaba su espalda, la respuesta a sus besos con gemidos compartidos.

Ella se sentía volar, se creía en un sueño de una escena de los libros que leía. No podía creerse el estar viviendo esa experiencia tan deseada. Se dejó llevar por las manos y pasión de él, que sabía muy bien lo que hacía. Le hizo correrse dos veces seguidas, eso a ella le pilló de sorpresa nunca le había sucedido. Disfruto como nunca de un polvo improvisado, encima la primea vez que lo hacía en un local público, con el riesgo de que alguien quisiese entrar. Pablo aumento de nuevo sus movimientos, Blanca posó su espalda en el cristal y las manos en el mármol. Esta postura hizo que la fricción fuese mayor como consecuencia se corrieron los dos a la vez. Él cerró sus ojos y con certeros empujones fue llenando el interior de ella que con las contracciones vaginales de su orgasmo le succionaba aún más el miembro, llevándole al séptimo cielo del placer y a ella con las palpitaciones de él en su interior que la llenaba por completo. Después de unas miradas lascivas, se besaron y separaron para limpiarse y salir de ahí cuanto antes. Tuvieron mucha suerte que en esos casi quince minutos no entrase nadie a los baños. Volvieron a la mesa, primero Pablo y unos minutos más tarde Blanca. Quedaba pagar la cuenta y para no discutir después de lo sucedido decidieron hacerlo a medias, entre risas y pequeñas caricias de manos. Al salir del bar se besaron apasionadamente y se despidieron hasta mañana siguiente, que sería ya jueves y es cuando realmente habían quedado.

El día a los dos se les paso volando, llegando cada uno a su casa y sin dejar de pensar en lo sucedido en el aseo público…

Continuará...

©Gerldine Lumière

No hay comentarios:

Publicar un comentario